Lo cercano y lo lejano.

Esta semana se han puesto en contacto conmigo antiguo alumnado, ya en puertas de Bachillerato, para ver cómo estaba y ver una posible fecha para juntarnos. Es de agradecer, después de años que tengan esa consideración conmigo.

Realmente, en nuestro trabajo no vemos lo que conseguimos a no ser que dejemos pasar el tiempo. Nuestro día a día da resultados no a corto plazo, no debemos esperar ni desear nada de una forma temprana, en principio porque no conseguirlo puede generar frustración, incómoda compañera de viaje.

En cambio, con una mirada o perspectiva más lejana divisamos esa pequeña huella que fue creada hace años en la formación de esas personas, primeras etapas de un valor único en su formación.

Y esa huella queda reflejada en una nominación que han realizado para un certamen de maestros innovadores, en donde el premio no es lo que tiene valor, sino lo que me han hecho llegar, sus palabras, los motivos por los cuales ellos creen que soy “merecedor” de algo.

Os dejo con sus palabras…

“Creo que su manera de educar a sus alumnos es la mejor manera que hay. Es constante en su trabajo. Se toma la docencia como estilo de vida, y eso es importante para no perder nunca la ilusión. Esa ilusión que nos ha transmitido día tras día a los que, por suerte, hemos sido sus alumnos”

Realmente el verdadero premio es haber compartido con ellos/as un tiempo de su vida.

GRACIAS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s