Compartir es aprender…pero comparte

Descubrí la importancia de compartir, compartir a cambio de nada, compartir para aprender, compartir información para crecer. Lo que das, recibes, lo que te quedas para ti, lo pierdes. Estamos en un mundo conectado, un mundo en que el conocimiento está en todas partes, en todos los lugares, simplemente debes querer tener acceso a él.

Este es un post, puede ser, políticamente incorrecto, aunque moralmente correcto. Trabajo en educación, en la enseñanza, con la finalidad de formar unas personas que puede que algún día dirijan, hasta cierto punto mi vida, la vida de la sociedad, pero ante todo, trabajo para formar personas de las cuales creo que sentarán las bases para que lo que hoy vivimos, momentos de cambios, incertidumbres, crisis, y habiendo una formación adecuada, no vuelva a ocurrir. Momentos en el que las familias no disponen de las herramientas básicas para llevar una vida placentera, centros escolares que no disponen de recursos para atender a todas las diferencias de su alumnado, y que entonces debemos más que nunca priorizar en lo que es importante en la escuela, y enfocar todas nuestras energías en su consecución.

Compartimos con el único objetivo de aprender, empezamos relaciones en nuestros ámbitos y aprendemos de ellas, con el consiguiente crecimiento personal. La base de todo aprendizaje es la relación, en el aula, en el centro, en la localidad, en el mundo, no construyendo muros en donde esa información quede estancada.

Disponemos, los estudiantes y docentes de diferentes programas para ese intercambio cultural, de sensaciones que conllevan en teoría una mejora de nuestra profesión. Esos programas están enfocados a ese intercambio de experiencias, pudiéndose llevar a cabo gracias a subvenciones que financian tanto los viajes como el alojamiento. Pero, en una sociedad, en la que todos nos quejamos, en nuestra profesión, aumentos de ratio, disminución de salarios,…, sí que se pueden percibir una serie de emolumentos para llevar a cabo esos programas y realmente no poner en práctica, ni informar al profesorado, quedando simplemente en viajes de turismo, sin que se lleguen a presentar opciones de trabajo, metodologías en diferentes países, o un simple y enriquecedor intercambio cultural.

Creo, y es mi opinión personal, que estos programas encaminados al intercambio de experiencias entre centros de diferentes países debería estar de alguna manera controlados, y ver si en algunos casos hay algún tipo de beneficio, es decir, si son momentos de compartir para aprender, o son momentos para hacer turismo.

“Cuando tengas que decir una verdad, dila, aunque te tachen de loco, pero en ese instante estarás fuera de la locura”

Anuncios

Cinco posiciones vitales.

Como maestros nos encontramos con situaciones en las que debemos conocer un modelo útil de la psicología para enseñar no sólo a nuestros alumnos, también a las familias a comunicarse mejor y a prevenir y gestionar conflictos. Con estas orientaciones estamos dando claves para conocer los estados de nuestro yo y qué hacer para evitar manipulaciones.
•“Yo estoy bien-tú estás bien”. Implica tanto la conformidad con nosotros mismos como la aceptación incondicional de los otros.
•“Yo estoy bien-tú estás mal”. Es una posición que se cimienta en una excesiva valoración de uno mismo y el desprecio de los otros. Esta posición puede ser tanto del paranoico,, que ve enemigos por doquier, como el megalómano que se erige en redentor del mundo.
•“Yo estoy mal-tú estás bien”. Es la posición del depresivo. Habitualmente subyace un sentimiento de inferioridad y una necesidad constante de aprobación de los demás. Tanto pueden manifestar deseos para superarse como manipuladores.
•“yo estoy mal-tú estás mal”. Es la posición nihilista, que implica que la existencia humana no tiene sentido.
•“Yo estoy bien y mal-tú estás bien y mal”. Es la posición más realista. Se puede expresar como “yo estoy básicamente bien, tú estás básicamente bien” o “yo estoy más o menos bien, tú estás más o menos bien”.

20131217-100120.jpg

Podemos recordar al psicólogo C. G. Jung, cuando nos indica que la única realidad existente es la interior.
La espontaneidad o capacidad para expresar mis sentimientos y necesidades y de actuar en consecuencia, viviendo para sí. La identidad de abrirse al otro, estar próximo, cercano y ser auténtico con reciprocidad. En el desarrollo de ese yo encontramos algunas apreciaciones.

PADRE: Es parte de nuestra personalidad, es la que se relaciona con nuestros valores, opiniones y “cómo hacer” las cosas. Funciona según lo que DEBE SER. Da afectos, permisos, reconocimiento. Protege, prohíbe, ordena, impone, entrena, establece límites, cuida, atiende, nutre.
Se manifiesta en:
•Padre nutritivo •Padre Crítico

ADULTO: Es la parte racional de la personalidad. Funciona según lo que ES.
Percibe, discrimina, organiza, razona, integra, conceptualiza, estima probabilidades, pide y da información.

NIÑO: Es la parte emocional de la personalidad. Funciona según lo que QUIERE. Sensaciones, emociones, sentimientos. Lo biológico, corporal, sexo. Es espontáneo, libre, intuitivo, creativo, explorador.

Recomiendo desde aquí el libro de C.G. Jung, “Psicología y educación”, y su clasificación de tipos psicológicos.

¿Adquirir conocimientos o aprender?

image

Como educadores, maestros o formadores debemos hacernos esta pregunta, ¿sabemos la diferencia entre adquirir conocimientos y aprender?
En una conversación informal con un compañero de profesión nos hicimos esa pregunta. El por qué es simplemente por nuestras ganas, motivación e ilusión por enfrentarnos a nuestro quehacer diario con la máxima seguridad de lo que estamos haciendo, y más aun por los tiempos tan convulsos en educación.
Nos encontramos en la escuela con un viejo paradigma en el que los alumnos deben adquirir una serie de conocimientos que van acumulando, pero realmente eso, ¿está relacionado con aprender y con la inteligencia?
Pusimos el ejemplo de un ordenador, una herramienta cada vez más en uso en las escuelas, que le damos una serie de datos, acumula la información, y lo convierte en conocimientos. Recopila, almacena y responde. Pero, ¿y un alumno?, ¿queremos que actúen de forma mecánica? En esta dualidad de adquisición de conocimientos y aprender, debemos ser neutros, las dos tienen importancia, siempre y cuando esos conocimientos que el docente imparte, el alumno los relacione, los vivencie y saque conclusiones por él mismo.
Todas estos aprendizajes deben estar relacionados con sus sentidos para que éstos a su vez tengan significado. Cultivar y amplificar sus sentidos para que sean personas extraordinarias, sensibles, capacitados para emplear su inteligencia en todas las situaciones de la vida. Piensan y sienten para luego actuar.