Artículo revista Graó. Innovación Educativa

Anuncios

Proyecto colaborativo

La idea de este post viene dada por la gran preocupación de los docentes de los centros a los que asisto como formador del momento de poner en práctica la metodología Project Based Learning.
Mi respuesta ante sus dudas va encaminada a que como docentes debemos crear el clima adecuado para que esta metodología tenga éxito, y por qué no cualquier metodología a mi parecer. ¿Qué es crear el clima adecuado?, es entender que el lugar en donde debemos interactuar, relacionarnos o crear debe ser un espacio mágico. Y ese espacio no es simplemente el aula, es cualquier lugar en donde se desarrolle el aprendizaje. Para ello, lograr encontrar un clima adecuado de aula o de gran grupo es imprescindible y ese momento para algunos docentes es eterno o no llega. Es ese momento en el que el alumnado demanda información, tienen ganas de aprender, trabajan en equipo y son respetuosos con sus ideas y la de los demás. Entienden que ellos forman parte de la enseñanza, producen y asimilan con voracidad los contenidos ofertados por el docente o por ellos mismos. Un lugar creativo.
Por ello, planteo la posibilidad de, a partir de la metodología PBL, realizar un proyecto COLABORATIVO entre docentes. Si es tu caso, tu inquietud y quieres participar, ¿te animas?.
#creaespacioPBL

¿Para qué evaluar?

Sí, llega un momento que debemos evaluar. El alumnado pasa su tiempo en la escuela y posteriormente nosotros debemos evaluar ese tiempo. Pero, ¿para qué?. Aunque yo también preguntaría, ¿cómo, cuándo, por qué?. Me niego a valorar con una nota numérica todo ese trabajo y tiempo que están en la escuela, como si, ese tiempo se tiene que ver reflejado de una forma cuantitativa. Debemos ser humildes y honestos con la forma de valorar, y realmente osados para transformar la enseñanza partiendo de la evaluación.
Un aula democrática en la que todos participan incluso en el momento de sentirse “juzgados”. Pero, no es un juicio, es un momento de reflexión de saber dónde estamos, ser conscientes de lo que sabemos y lo que debemos mejorar.
No entender la evaluación como arma contra ellos, de creación de miedos y temores, sino una herramienta dispuesta al servicio de todos para que el aprendizaje suceda y se tenga constancia del mismo.
¿Hay alguna forma de evaluar claramente objetiva?. No la hay. Siempre hay una parte inconsciente que tiene un valor que añadimos al proceso.
Podemos introducir rúbricas, materiales que a la hora de evaluar estén dentro de la dinámica de aula, del aula democrática, de un aula participativa. En definitiva, un aula que reflexiona sobre los momentos vividos.
Si siempre hemos evaluado de una forma tradicional, exámenes, actividades,…, debemos reflexionar sobre este punto. De esta forma, ¿han pasado los alumnos de curso con conocimientos asimilados?, nosotros los docentes, ¿podríamos aprobar cualquier examen de una etapa educativa?.